Se estima que el TDAH o trastorno por déficit de atención e hiperactividad afecta a un 5-7% de los niños y a un 2’5-4% de adultos, siendo el porcentaje aún mayor en adultos que consumen tóxicos.

A pesar de que tiene un tratamiento bastante efectivo, a menudo pasa sin ser diagnosticado, lo que supone un mayor riesgo de desarrollar problemas de aprendizaje, trastornos de conducta, trastornos ansioso-depresivos, así como uso o abuso de sustancias, fracaso escolar, accidentes de tráfico, problemas en las relaciones con iguales, etc.

Más de un 50% de los casos de TDAH en la infancia manifestarán problemas derivados del TDAH en la edad adulta. Sin embargo, un alto porcentaje de adultos no recibe la atención adecuada.

Las manifestaciones del TDAH en el niño, en el adolescente y en el adulto, no son exactamente iguales, y van variando en las distintas etapas de la vida. Muchos adultos sin diagnosticar acudirán a pedir ayuda por otros problemas asociados al TDAH, como los mencionados antes (uso de sustancias, ansiedad, depresión, accidentes…) y pocos de ellos recibirán el diagnóstico y tratamiento adecuados. Es la obligación del médico hacer una exploración completa para aprovechar cada una de estas oportunidades y finalmente hacer el diagnóstico adecuado.

El manejo erróneo del TDAH en la edad adulta puede llevar al uso excesivo de psicofármacos no indicados para el TDAH y a cronificar los síntomas. Por ello es fundamental la correcta identificación de casos no diagnosticados y la continuidad en el tratamiento de aquellos casos diagnosticados con anterioridad a la edad adulta.
Como experta en TDAH para adultos y psicofarmacología infanto-juvenil puedo diseñar un tratamiento personalizado y específico para tu caso así como el tratamiento adecuado para tu caso.

No dudes en ponerte en contacto conmigo, estaré encantanda de ayudarte tanto presencialmente como por videollamada. Pincha aquí para concertar una cita o contactarme.

Comentarios

Leave A Comment